No son solo conductores , son mucho más...

De nada serviría ofrecer nuestros vehículos para el servicio de bodas, si nuestros conductores no estuvieran a la altura del esmerado servicio que pretendemos ofrecer.

Ellos han sido seleccionados no solo por que conduzcan bien o traten correctamente a nuestros coches. Tampoco porque vayan obviamente, impecablemente uniformados, sino por su importante grado de implicación, empatía y simpatía a la hora de realizar el servicio. Están cada momento pendiente de los novios para que nada falle en ese gran día repleto de ilusión para los novios y sus familias.

Nuestros conductores siempre ofrecerán lo mejor de sí mismos con la máxima cordialidad y saber hacer en todos los servicios, especialmente en bodas, colaborando en todo momento con los novios y los fotógrafos facilitándoles todo lo que esté en sus manos para que todo transcurra con la máxima naturalidad, solventando cualquier circunstancia que pueda suceder.

Queremos destacar que para nosotros ser conductor de 2R Clásicos, es una actitud, disfrutamos de la magia de las bodas, dejándonos contagiar de ellas, de esta manera logramos transmitir la confianza que los novios deben tener en nuestra labor. 

 

Paco

Fernando



Jesús

Javier



Pablo

Gabriel